Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la colitis ulcerosa pueden variar de un paciente a otro. Dependerá de las condiciones de cada uno, de su estilo de vida, y de la localización, extensión y gravedad de la inflamación.[1]

Aunque muchas personas presentan una enfermedad leve, otras pueden experimentar síntomas graves que pueden necesitar atención sanitaria urgente.

Los síntomas suelen ser intermitentes, es decir:[2]

  • Reaparecen durante los brotes o fase activa de la enfermedad.
  • En los periodos de remisión la persona mejora o siente que desaparecen las molestias.

Síntomas en fase activa

Los síntomas de la colitis ulcerosa más frecuentes son: el sangrado rectal (presente en el 94% de las personas), la diarrea (93%) y el dolor abdominal (55%).[3]

Sangrado rectal
Diarrea con sangrado o moco
Dolor abdominal

Además, algunas personas con colitis ulcerosa pueden sufrir:

Deshidratación

Derivada de la diarrea. [4] En los casos más graves de la enfermedad, las evacuaciones líquidas y frecuentes también pueden provocar fiebre, taquicardia, pérdida de peso y debilidad. [1]

Falta de sueño

Debido a la necesidad de evacuar durante la noche [4] o a causa del dolor abdominal o articular, que impide dormir.

Dolor en el recto

Es característico de la rectitis ulcerosa, uno de los tipos más comunes de colitis ulcerosa.[2] En ocasiones, puede deberse a la presencia de hemorroides o fisuras anales.

Manifestaciones extraintestinales

Las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa son más frecuentes con el paso de los años transcurridos desde el diagnóstico.[1] Hasta un 50% de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) pueden experimentar síntomas fuera del tracto digestivo.[5] En el caso de la colitis ulcerosa, pueden producirse:

Inflamación y dolor articular

La hinchazón de las articulaciones puede venir acompañada de dolor.[2]

Erupciones cutáneas

Pueden aparecer en la piel erupciones, protuberancias sensibles al tacto o úlceras, que pueden resultar dolorosas.[2]

Colangitis esclerostante primaria

Inflamación de los conductos biliares (los que transportan la bilis).[1][2]

Alteraciones oculares

Como la inflamación de la región intermedia (uveítis) o de la membrana que cubre la parte blanca del ojo (epiescleritis).[1]

Fiebre

Aunque no es tan frecuente, la inflamación también puede provocar que los pacientes experimenten periodos de fiebre.[1]

Aftas bucales

Entre las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa, se observan en algunos pacientes síntomas como las úlceras bucales [2], que suelen provocar dolor.

El impacto de los síntomas

Los síntomas de la enfermedad producen un gran impacto, tanto a nivel social, laboral como emocional. De hecho, las personas con colitis ulcerosa suelen sufrir mayores niveles de ansiedad y depresión que el resto de población, lo cual además puede provocar aislamiento. Esto dificulta que se pueda mantener una vida social satisfactoria.

Es necesario que las personas diagnosticadas reciban una atención psicológica temprana y adecuada para mejorar la adaptación y aceptación de la enfermedad. No en vano, la colitis ulcerosa irrumpe de manera brusca en la vida de las personas a las que se les diagnostica, algo que puede obstaculizar la etapa educativa y las relaciones sociales en edades tempranas, así como la vida laboral o familiar en la edad adulta. 6

Carcinomas de células pequeñas o microcíticos (CPCP)

Entre un 10 y un 15% de los cánceres de pulmón son de este tipo. El cáncer de pulmón de células pequeñas se localiza en la zona central de los pulmones, pudiendo comprimir vasos u órganos localizados en ese nivel (como la vena cava). Son agresivos y de crecimiento rápido. 7

Doctor auscultando al un paciente para detectar posibles tumores torácicos.

En este grupo encontramos el mesotelioma y el timoma, entre otros:

  • Mesotelioma: se caracteriza por la aparición de células malignas en la pleura (mesotelioma pleural) o en el peritoneo, que es la capa que reviste el abdomen y recubre la mayoría de sus órganos (mesotelioma peritoneal). Más raramente puede afectar a la membrana que recubre el corazón, el pericardio (mesotelioma pericárdico). 8

    En España, la incidencia de este tumor se sitúa en torno a los 0,35 casos por cada 100.000 habitantes/año, siendo un tumor infrecuente. Es más habitual en hombres y está relacionado con la exposición laboral al asbesto. 8

  • Timoma: es un tumor que se origina en el timo, que es un órgano linfoide situado detrás de la parte superior del esternón. Si el tumor es maligno, se le llama timoma maligno o carcinoma tímico. 9

    Es un tumor infrecuente, su incidencia general es de 0,13 casos por cada 100.000 habitantes/año. 10

Quizás te interese...

0

Referencias

José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 259.
José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 247-249.
José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 251; 254.
José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 258.
iFightDepressión – European alliance against depresión, “Psychological treatment”, iFightDepression. (Último acceso: octubre de 2021).
Logo Janssen | Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson