Síntomas

Los síntomas de la colitis ulcerosa pueden variar de un paciente a otro. Dependerá de las condiciones de cada uno, de su estilo de vida, y de la localización, extensión y gravedad de la inflamación.

[1]

Aunque muchas personas presentan una enfermedad leve, otras pueden experimentar síntomas graves que pueden necesitar atención sanitaria urgente.

Los síntomas suelen ser intermitentes, es decir:

[2]

  • Reaparecen durante los brotes o fase activa de la enfermedad.
  • En los periodos de remisión la persona mejora o siente que desaparecen las molestias.

Síntomas en fase activa

Los síntomas de la colitis ulcerosa más frecuentes son: el sangrado rectal (presente en el 94% de las personas), la diarrea (93%) y el dolor abdominal (55%).

[3]

Sangrado rectal
Diarrea con sangrado o moco
Dolor abdominal

Además, algunas personas con colitis ulcerosa pueden sufrir:

Deshidratación

Derivada de la diarrea.

[4]
En los casos más graves de la enfermedad, las evacuaciones líquidas y frecuentes también pueden provocar fiebre, taquicardia, pérdida de peso y debilidad.
[1]

Falta de sueño

Debido a la necesidad de evacuar durante la noche

[4]
o a causa del dolor abdominal o articular, que impide dormir.

Dolor en el recto

Es característico de la rectitis ulcerosa, uno de los tipos más comunes de colitis ulcerosa.

[2]
En ocasiones, puede deberse a la presencia de hemorroides o fisuras anales.

Manifestaciones extraintestinales

Las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa son más frecuentes con el paso de los años transcurridos desde el diagnóstico.

[1]
Hasta un 50% de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) pueden experimentar síntomas fuera del tracto digestivo.
[5]
En el caso de la colitis ulcerosa, pueden producirse:

Inflamación y dolor articular

La hinchazón de las articulaciones puede venir acompañada de dolor.

[2]

Colangitis esclerostante primaria

Inflamación de los conductos biliares (los que transportan la bilis).

[1]
[2]

Alteraciones oculares

Como la inflamación de la región intermedia (uveítis) o de la membrana que cubre la parte blanca del ojo (epiescleritis).

[1]

Fiebre

Aunque no es tan frecuente, la inflamación también puede provocar que los pacientes experimenten periodos de fiebre.

[1]

Aftas bucales

Entre las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa, se observan en algunos pacientes síntomas como las úlceras bucales

[2]
, que suelen provocar dolor.

El impacto de los síntomas

Los síntomas de la enfermedad producen un gran impacto, tanto a nivel social, laboral como emocional. De hecho, las personas con colitis ulcerosa suelen sufrir mayores niveles de ansiedad y depresión que el resto de población, lo cual además puede provocar aislamiento. Esto dificulta que se pueda mantener una vida social satisfactoria.

Es necesario que las personas diagnosticadas reciban una atención psicológica temprana y adecuada para mejorar la adaptación y aceptación de la enfermedad. No en vano, la colitis ulcerosa irrumpe de manera brusca en la vida de las personas a las que se les diagnostica, algo que puede obstaculizar la etapa educativa y las relaciones sociales en edades tempranas, así como la vida laboral o familiar en la edad adulta.

[6]

Complicaciones de la colitis ulcerosa

Con los años, el avance de la enfermedad puede derivar en problemas más graves que afectan seriamente a la salud de las personas con colitis ulcerosa:

  • Anemia: debida al sangrado, a los problemas de absorción que provoca la diarrea y a la propia inflamación.
    [7]
  • Problemas óseos: las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa y la ingesta de algunos fármacos como los corticoides pueden provocar osteoporosis y pérdida de masa ósea (osteopenia).
    [8]
  • Problemas de crecimiento: en menores de edad, el déficit nutricional que provoca la colitis ulcerosa puede retrasar el desarrollo físico y sexual.
    [8]
  • Megacolon tóxico: se trata de una complicación grave de la enfermedad. La inflamación del colon produce que el intestino se paralice y no se puedan eliminar las heces ni los gases.
    [8]
    [9]
  • Perforaciones intestinales: la inflamación erosiona la mucosa intestinal. Las partes erosionadas pueden unirse formando úlceras que pueden desembocar en roturas en las paredes intestinales. Como resultado, el contenido del intestino se vierte a los órganos cercanos, con lo que aumenta el riesgo de infección y de peritonitis.
    [9]
Colitis ulcerosa y cáncer colorrectal

Las personas con enfermedad inflamatoria intestinal con brote activo en el intestino grueso pueden tener una mayor probabilidad de desarrollar un cáncer colorrectal

[8]
, si bien esto no significa que todas estas personas vayan a evolucionar en esta línea.

En todo caso, es muy importante que tu especialista te haga un seguimiento de pruebas diagnósticas de cribado del cáncer de colon y recto

[8]
(colonoscopia) para la detección precoz, lo que permitirá comenzar el tratamiento adecuado de forma temprana.

Referencias

Gian E. Tontini, et al., “Differential diagnosis in inflammatory bowel disease colitis: State of the art and future perspectives”, World Journal of Gastroenterology 21, n. º 1 (2015): 21-46. (Último acceso: noviembre de 2021).
Crohn’s and Colitis Foundation, “Vivir con colitis ulcerosa”. (Último acceso: noviembre de 2021).
F. Gomollón y J. Hinojosa, Enfermedad Inflamatoria Intestinal. IV edición. ISBN: 978-84-1794-63-5.
WebMD, “Symptoms of Ulcerative Colitis”. (Último acceso: noviembre de 2021).
E. Cerrillo, et al., “Manifestaciones extraintestinales en la enfermedad inflamatoria intestinal”, Medicine 13, n.º 11 (2020): 618-630. (Último acceso: noviembre de 2021).
Manuel Barreiro, “Cuestiones Psicológicas Relacionadas con la Colitis Ulcerosa”, GETECCU. (Último acceso: noviembre de 2021).
Educainflamatoria, “Manifestaciones extraintestinales en la EII. Anemia y ferropenia”. (Último acceso: noviembre de 2021).
Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales, “Definition & facts of ulcerative colitis”, NIH –Versión para pacientes. (Último acceso: noviembre de 2021).
F. Q. Parray, et al., “Ulcerative colitis: a challenge to surgeons”, International Journal of Preventive Medicine 3, no. 11 (2012): 749- 763. (Último acceso: noviembre de 2021).
Logo