Impacto de la enfermedad de Crohn en el desarrollo

Enfermedad de Crohn hoy > Impacto de la enfermedad de Crohn en el desarrollo de los menores

La incidencia de las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) está aumentando en todos los grupos poblacionales, incluido el grupo de los menores.
Enfermedad de Crohn en menores

Las EII son patologías de carácter crónico y que pueden generar rechazo social debido a síntomas como la diarrea o la urgencia de ir al baño.

[1]

La edad media del diagnóstico se sitúa alrededor de los 30 años, pero la incidencia en menores está aumentando.

[2]

De hecho, aproximadamente un 30% de casos de EII aparecen en personas menores de 18 años, siendo los 12 la edad media de diagnóstico dentro de ese porcentaje.

[3]

En el caso de la enfermedad de Crohn, el 25% de los diagnósticos se da en personas menores de 20 años.

[4]

Esta EII tiene un elevado riesgo de afectar el crecimiento y desarrollo físico.

[5]
Particularmente, el déficit nutricional es uno de los factores que más influyen en la salud
[6]
, debido a la alta demanda de energía del organismo durante la fase de crecimiento.

La mala absorción de nutrientes de los alimentos

[6]
, por su parte, se manifiesta en retrasos durante el desarrollo físico y sexual.
[5]

Los datos indican que entre un 15% y 40% de las personas menores de 16 años con enfermedad de Crohn presentan déficit o compromiso nutricional.

[6]

A su vez, casi un 90% de preadolescentes con la enfermedad pueden reflejar problemas

[6]
en la velocidad de crecimiento, especialmente con relación a:

  • El peso, que afecta al 87% de los casos.
  • La altura (56%).
  • La circunferencia de las extremidades (10%).

Otro de los problemas fundamentales a los que se enfrentan niñas y niños con EII es la osteopenia. Esta condición afecta aproximadamente al 40% de las personas con enfermedad de Crohn menores de 16 años.

[7]

Estas alteraciones en el desarrollo físico derivan en problemas emocionales, especialmente durante la adolescencia.

[6]

Los cambios físicos ocasionados por la lentitud del desarrollo, unidos a los síntomas propios de la enfermedad (diarrea, sangrado rectal, náuseas, hinchazón y cólicos abdominales…) y a los posibles efectos secundarios de la medicación pueden derivar en un rechazo a los tratamientos, lo que puede agravar y/o perpetuar los problemas causados por la enfermedad.

[6]

Indicios de la enfermedad de Crohn

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn durante la edad pediátrica es fundamental y requiere prestar especial atención a pistas como alteraciones en las deposiciones, dolores abdominales, sangrados rectales o problemas renales.

[6]

Esto permitirá iniciar un tratamiento centrado en la remisión sintomática y dar el soporte nutricional que permita alcanzar una tasa de desarrollo y crecimiento normal.

Además, se podrá ofrecer apoyo psicológico temprano que garantice la salud emocional del menor y la adherencia al tratamiento.

[6]

Referencias

In-Pacient, “El estigma de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal”, In-pacient. (marzo de 2015). (Último acceso: noviembre de 2021).
Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa, “La enfermedad de Crohn”. (Último acceso: noviembre de 2021).
M. Tolín Hernani et al., “Enfermedad inflamatoria intestinal pediátrica”, Pediatría Integral. (Último acceso: noviembre de 2021).
Catalina Grez y Juan Cristóbal Ossa, "Enfermedad inflamatoria intestinal en pediatría, una revisión", Revista Médica Clínica Las Condes 30, n.º 5 (2019): 372-382. (Último acceso: noviembre de 2021).
Enrique Medina et al., “Enfermedad inflamatoria intestinal”, AEPED - Asociación Española de Pediatría. (Último acceso: noviembre de 2021).
Paul Harris D.,“Enfermedad Inflamatoria Intestinal en pediatría”, Gastroenterología Latinoamericana 18, n.º 3 (2007): 299-307. (Último acceso: noviembre de 2021).
L. Menchés et. al., “Osteoporosis y enfermedad inflamatoria intestinal”, Nutrición Hospitalaria 20, n.º 1 (2005): 26-37. (Último acceso: noviembre de 2021).
Logo