Diagnóstico

Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden variar en intensidad y duración en función de cada paciente.

[1]

Además, al manifestarse en diferentes partes del tubo digestivo, estos síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades.

[1]

No existe una única prueba médica para diagnosticar la enfermedad de Crohn.

[2]

Generalmente, el especialista emitirá el diagnóstico una vez descartadas otras enfermedades.

[3]

Para ello, en primer lugar, el profesional de gastroenterología examinará la dieta, los tratamientos, los antecedentes familiares y la historia clínica del paciente.

[1]

Después procederá a realizar un examen físico que pueda revelar sensibilidad en el abdomen, lesiones en la piel o en los ojos o problemas en las articulaciones.

[4]

Este examen incluirá pruebas como la medición de la frecuencia cardíaca, presión arterial, temperatura, exploración abdominal y perianal (en busca de fisuras anales, fístulas u otras alteraciones).

[4]

En caso de sospecha de la enfermedad, se solicitarán los siguientes exámenes:

Pruebas de laboratorio

Análisis de sangre

Esta prueba sirve para buscar alteraciones como un bajo recuento de glóbulos rojos (anemia) o una elevación de glóbulos blancos que podría significar que hay inflamación o una infección en el organismo.

[2]
También se pueden detectar otros marcadores de inflamación o bien déficits de vitaminas o minerales que hagan sospechar una desnutrición. Asimismo, con el análisis de sangre se pueden descartar otras enfermedades.

Análisis de heces

Mediante un análisis de las heces se puede descartar infección intestinal. El análisis de marcadores que evidencie una inflamación intestinal, como la calprotectina fecal, hace sospechar de la enfermedad. La calprotectina fecal es una proteína que procede de los leucocitos y que aparece en la mucosa intestinal cuando existe inflamación, por lo que es muy útil para el diagnóstico de la enfermedad inflamatoria.

[5]

Procedimientos

Esta técnica permite visualizar todo el colon y el íleon introduciendo a través del recto un tubo flexible con una cámara en el extremo (colonoscopio).

[3]


También es útil para tomar muestras de tejido (biopsia) que ayudarán con el diagnóstico.

[3]

Es un procedimiento que se realiza durante la colonoscopia. Se impregna el colon con un tinte para poder visualizar y caracterizar, con la cámara, lesiones en las paredes del intestino. Es la técnica que se usa para vigilar el riesgo de cáncer de colon en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal.

[1]

La persona ha de ingerir una cápsula que contiene una pequeña cámara. Esta tomará imágenes del tracto digestivo y las enviará a un aparato receptor. No se puede comer ni beber antes de la prueba.

[2]
Se eliminará la cápsula de forma indolora por las heces. Con esta técnica se puede establecer la extensión de la enfermedad y también esclarecer los casos en los que hay dudas sobre el diagnóstico.
[3]

También llamada endoscopia superior, esta prueba permite ver el tracto gastrointestinal desde arriba, introduciendo el tubo por la boca hasta el estómago y las primeras porciones del duodeno. A la persona se le administrará anestesia, sedantes o analgésicos para facilitar el desarrollo de la prueba. Además, será necesaria una preparación intestinal el día antes del procedimiento, y la persona no debe comer nada en las 8 horas previas al examen.

[6]

En ocasiones, cuando el diagnóstico es difícil, se puede realizar esta prueba para explorar más en profundidad el intestino delgado.

[3]
El procedimiento es similar al descrito en la gastroscopia o en la colonoscopia.

Pruebas de imagen

Permiten visualizar zonas del tracto intestinal difíciles de alcanzar con una colonoscopia o gastroscopia.

Tomografía computarizada (TC)

Se utiliza una solución bebible y se inyecta un tinte que creará un contraste, permitiendo visualizar el intestino y posibles alteraciones con claridad.

[2]

Resonancia magnética

Este estudio ayuda al diagnóstico mediante la obtención de imágenes del cuerpo. Un potente imán que utiliza ondas de radiofrecuencia creará imágenes detalladas de los órganos y tejidos.

[3]
En la enfermedad de Crohn, permitirá visualizar si hay algún segmento del tracto gastrointestinal comprometido y evaluar la actividad inflamatoria o la presencia de complicaciones como abscesos o fístulas.
[7]

Ecografía intestinal

A través de un ecógrafo, se visualiza el tubo digestivo para evaluar si hay inflamación o alguna complicación (fístulas, abscesos, estenosis…). Tiene como ventaja respecto a las anteriores que es más accesible, no produce radiación y no precisa preparación del intestino, salvo acudir en ayunas.

[8]

El diagnóstico precoz en la enfermedad de Crohn es muy importante para intentar modificar la evolución natural de la enfermedad y prevenir, así, las complicaciones. Se ha visto que, si se tarda mucho tiempo en diagnosticar y en poner un tratamiento, puede ser que ya hayan aparecido complicaciones, como estenosis, abscesos o fístulas.

[9]

Referencias

Crohn’s and Colitis Foundation, “Crohn’s Disease Diagnosis and Testing”, Crohn’s and Colitis Foundation. (Último acceso: noviembre de 2021).
Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales, “Diagnóstico de la enfermedad de Crohn”, NIH –Versión para pacientes. (Último acceso: noviembre de 2021).
Mayo Clinic, “Enfermedad de Crohn – Diagnóstico y tratamiento”, Mayo Clinic. (Último acceso: noviembre de 2021).
Daniel C.Baumgart y William J.Sandborn, “Crohn's disease”, The Lancet
380, n.º 9853 (2012): 1590-1605. (Último acceso: noviembre de 2021).
Ana Echarri et. al., “Diagnóstico y seguimiento. Pruebas analíticas”, Educainflamatoria. (Último acceso: noviembre de 2021).
R. Arribas, “Endoscopia digestiva alta”, Revista Española de Enfermedades Digestiva, 100, n.º 7 (2008): 437. (Último acceso: noviembre de 2021).
Andrés O’Brien, “Enfermedad inflamatoria intestinal: evaluación por imágenes”, Revista Médica Clínica las Condes, 30, n.º 4 (2019): 299-304. (Último acceso: noviembre de 2021).
Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa, “La ecografía intestinal, una gran desconocida en el diagnóstico de la EII”, ACCUESP, 12 de agosto de 2019. (Último acceso: noviembre de 2021).
J. Cosnes et al., “Long-term evolution of disease behaviour of Crohn’s disease”, Inflamm Bowel Dis, 8, n.º 4 (2002): 244-250. (Último acceso: noviembre de 2021).
Logo