Síntomas

La presentación clínica de la macroglobulinemia de Waldenström es muy variada. Hasta un 30% de las personas diagnosticadas no presenta ningún síntoma al inicio de la enfermedad (macroglobulinemia de Waldenström indolente).

[1]

Los síntomas que pueden experimentar el resto de los pacientes varían, y son parecidos a los que se observan en otros linfomas no Hodgkin.

[2]
Se asocian principalmente con los efectos de:
[2]

  • Las células de la enfermedad en la médula ósea.
  • La presencia de la inmunoglobulina monoclonal M (IgM) en la sangre.

En la etapa inicial de la enfermedad, es común la fatiga y la debilidad a causa de la anemia, condición que consiste en una disminución del número de glóbulos rojos en la sangre.

[2]

Otros signos y síntomas comunes

Síntomas generales

También denominados síntomas inespecíficos.

[3]
Puede haber fiebre recurrente, sudoración nocturna o pérdida de peso, entre otros.
[2]
[3]

Adenomegalia

Inflamación de los ganglios linfáticos,

[2]
[3]
que son unas estructuras ovaladas situadas en el cuello, las axilas, el tórax, el abdomen y las ingles. Contienen anticuerpos que combaten las infecciones.
[4]

Neuropatía periférica

La enfermedad puede ocasionar este problema de los nervios que puede causar dolor, hormigueo y adormecimiento de pies, piernas y manos.

[2]

Esplenomegalia

Agrandamiento del bazo.

[2]
Su crecimiento no suele provocar síntomas, o bien produce síntomas leves, y se detecta durante un examen médico rutinario.
[5]

Hepatomegalia

Aumento de tamaño del hígado.

[2]
Al igual que ocurre con el crecimiento anormal del bazo, el crecimiento del hígado tampoco suele provocar síntomas.
[3]

Alteraciones de la sangre y los tejidos

En algunos pacientes, puede haber IgM monoclonal en la sangre y en los tejidos.

[2]
Esta alteración puede provocar los siguientes trastornos:

Alteraciones del flujo sanguíneo

Esto se debe al síndrome de hiperviscosidad, que se produce por la alta cantidad de proteína monoclonal que se acumula en la sangre. Esta se vuelve muy espesa, por lo que encuentra mayores dificultades para circular a través de los vasos sanguíneos.

[2]
Así, se producen síntomas como sangrados y hemorragias nasales y bucales, dolor de cabeza o visión borrosa, entre otros.
[2]
[3]

Síndrome de Raynaud

La punta de la nariz, las orejas y los dedos de las manos y de los pies adquieren tonalidades azuladas o negruzcas en respuesta a temperaturas bajas debido a un problema de circulación sanguínea. También puede haber sensación de frío, hormigueo o dolor.

[2]


En el caso de la macroglobulinemia de Waldenström, estos cambios pueden deberse a la crioglobulinemia, una enfermedad por la que la sangre se vuelve espesa como resultado de la acumulación de crioglobulinas, un tipo anormal de proteínas monoclonales (IgM) que no se disuelven en la sangre cuando hace frío.

[2]
[3]
Su acumulación puede impedir la correcta circulación sanguínea, que no llega bien a las diferentes partes del cuerpo (como los dedos de las manos y de los pies, la nariz y las orejas).
[3]


También pueden deberse al síndrome de aglutininas frías, que se produce como consecuencia de la destrucción de glóbulos rojos por parte de la IgM monoclonal cuando el paciente se expone a temperaturas bajas, dando lugar a una anemia hemolítica.

[2]

Problemas cardiacos y renales

Una proteína llamada amiloide puede acumularse en órganos como el corazón o los riñones y causar daño, interfiriendo en su correcto funcionamiento. Esto se conoce como amiloidosis. Si se acumula la proteína amiloide en los músculos cardíacos, el corazón puede debilitarse. En la macroglobulinemia de Waldenström, la amiloidosis suele deberse a los fragmentos de cadenas ligeras producidas por la IgM monoclonal.

[2]

Mutaciones genéticas habituales

Recientemente, gracias a los avances científicos, se ha logrado comprender mejor cómo algunos cambios en el ADN pueden hacer que los linfocitos normales se conviertan en células del linfoma.

[2]

Los cambios en el ADN de algunas células del linfoma son los que hacen que dichas células produzcan un alto nivel de proteínas monoclonales (IgM), algo clave en el desarrollo de muchos síntomas de la macroglobulinemia de Waldenström.

[2]

Las mutaciones genéticas asociadas a la macroglobulinemia de Waldenström son:

  • MYD88 L265P. Mutación somática en el gen de respuesta primaria de diferenciación mieloide 88. Es la más común.
    [2]
    Más del 90% de los pacientes tienen esta mutación en las células de la macroglobulinemia de Waldenström.
    [2]
  • CXCR4. Gen receptor de quimiocinas CXC de tipo 4. Entre el 30 y el 40% de los pacientes con macroglobulinemia de Waldenström tienen también una mutación de CXCR4. Existen más de 40 tipos de mutaciones de CXCR4.
    [2]
    Los pacientes con mutaciones sin sentido del gen CXCR4 pueden tener niveles más elevados de IgM y mayor afectación de la médula ósea.
    [2]

Macroglobulinemia de Waldenström y mieloma múltiple

La macroglobulinemia de Waldenström pertenece a un grupo de cánceres de la sangre conocido como gammapatías monoclonales, en el que también se incluyen otros tumores como el mieloma múltiple.

[6]

Las gammapatías monoclonales se caracterizan por la producción excesiva de la proteína monoclonal. Aunque este origen común tanto para la macroglobulinemia de Waldenström como para el mieloma múltiple no implica que ambos tipos de cáncer vayan a afectar de igual forma al paciente.

[6]

Ambas enfermedades pueden presentar algunas manifestaciones comunes, como el cansancio o la hiperviscosidad de la sangre debido a la gran cantidad de proteína monoclonal.

[2]
[7]

Sin embargo, el curso clínico (la evolución de la enfermedad) y el pronóstico de la macroglobulinemia de Waldenström tienden a ser más indolentes que los del mieloma múltiple.

[6]

El mieloma múltiple se caracteriza fundamentalmente por el dolor óseo, por la aparición de lesiones en los huesos similares a agujeros (lesiones osteolíticas), por la anemia y por la afectación renal.

[7]

Por las características de este tipo de cánceres, las pruebas de laboratorio son clave para que el profesional sanitario pueda identificar el tipo de tumor.

Referencias

Esteban Braggio et. al., “Molecular Pathogenesis of Waldenström’s macroglobulinemia”, Haematologica 97, n.º 9 (2012): 1281-1290. (Último acceso: febrero de 2022).
Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma, “Macroglobulinemia de Waldenström”, LLS. (Último acceso: febrero de 2022).
Fundación Internacional de la Macroglobulinemia de Waldenström, “Acerca de la Macroglobulinemia de Waldenström. Boletín informativo”, The International Waldenstrom’s Macroglobulinemia Foundation (2018). (Último acceso: febrero de 2022).
Mayo Clinic, “Ganglios linfáticos inflamados”. (Último acceso: febrero de 2022).
Mayo Clinic, “Bazo dilatado (esplenomegalia)”. (Último acceso: febrero de 2022).
V. Majeric, et al., “Desafío diagnóstico: Macroglobulinemia de Waldenström-Mieloma Múltiple e IgM”, Sociedad Argentina de Hematología 20, n. º 1 (2016): 110-114. (Último acceso: febrero de 2022).
Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma, “Mieloma: la información más reciente para pacientes y cuidadores” (2019), LLS. (Último acceso: febrero de 2022).
Logo