Estadios

Determinar el estadio del linfoma sirve para conocer la gravedad de la enfermedad, para lo que se tienen en cuenta una serie de aspectos:

[1]

  • La cantidad de zonas del cuerpo con los ganglios linfáticos afectados.
  • Dónde se encuentran estos ganglios afectados (cuello, axilas, tórax, abdomen o ingles).
  • Si los ganglios linfáticos afectados se encuentran a uno o ambos lados del diafragma.
  • Si el linfoma se ha diseminado al bazo, a la médula ósea o a otros órganos como el hígado o los pulmones.

Hay cuatro estadios del linfoma, que se identifican con números romanos del I al IV:

[2]

Estadio I

Cuando el linfoma se encuentra localizado en una sola zona de ganglios linfáticos o en un solo órgano.

Estadio II

El linfoma se localiza en dos o más áreas de ganglios linfáticos en el mismo lado del diafragma.

Estadio III

Cuando está ubicado en dos o más regiones de ganglios linfáticos, tanto por encima como por debajo del diafragma.

Estadio IV

El linfoma se ha extendido en los ganglios linfáticos y/o por otros órganos fuera del sistema linfático, como el hígado.

Las células del linfoma pueden ocupar la médula ósea e impedir la producción de células sanguíneas. En este caso, las células tumorales también se podrán detectar en la sangre, junto con un aumento del número de linfocitos. Esto es lo que se denomina la fase leucémica de la enfermedad.

[3]

Referencias

Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), “Linfoma no Hodgkin: Estadios”, Cancer.net (2018). (Último acceso: febrero de 2022).
Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma, “Linfoma de células del manto”, LLS. (Último acceso: febrero de 2022).
Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia, “El linfoma de células del manto”, AEAL. (Último acceso: febrero de 2022).
Logo