Historia de paciente: ILisa, 35

Historia de paciente: Lisa, 35

"Desesperada, solitaria, inútil e inferior. Así es como me describiría en mi nivel más bajo. El momento en que ya no pude enfrentarme a la situación era cuando empecé mi trabajo. Me sentía fracasada, siempre criticándome a mí misma. Estaba cansada y siempre estaba triste. Lloraba mucho. Entonces fui a mi médico de cabecera.

Al principio, parecía que no me tomaba en serio. Me dijo que solo necesitaba un descanso, pero eso no era suficiente. Después de un tiempo, me enviaron a un psicólogo y luego a un psiquiatra. En general, el diagnóstico tardó unos dos años en establecerse.

Después de 18 meses quería abandonar. Pero no me di cuenta de lo mal que iba a sentarme. Llegó un punto en que quería suicidarme. No planeé nada, pero estaba convencida de que sería mejor hacerlo porque sentía que mi vida no tenía valor para nadie. La única razón por la que no me maté fue porque mi padre estaba de vacaciones en ese momento. No quería arruinar su viaje.

Sabía que tenía que volver al psiquiatra. Acudí a él y siguiendo sus consejos y pautas, afortunadamente, todo volvió a la normalidad.

Todavía tenía días malos, pero encontré la manera de soportarlos. De hecho, los desplazamientos frecuentes al vivero se convirtieron en una parte importante de mi vida. Me encanta estar rodeada de la naturaleza y tener tiempo para reflexionar. Las flores en particular me dan calma y me ayudan a recordar que todo va a estar bien.

Hoy estoy más feliz. Me cuido mucho; trabajar y vivir mi vida como quiero es algo que tengo que seguir haciendo. La depresión es dura y negativa y no aporta alegría, pero me enorgullece decir que encontré ayuda y apoyo para superarla".

Logo