Historia de paciente: Markus, 54

Historia de paciente: Markus, 54

"Han pasado ocho o nueve años desde mi último episodio. Supongo que podría decir que me he recuperado, aunque a veces no me lo parece.

Recuerdo tener problemas en el colegio cuando era adolescente. La vida no era estupenda para nadie en mi familia en ese entonces, pero, en lugar de hablar de ello, volcaba mis frustraciones en otras personas. Lo único que me preocupaba era un perro de juguete blando que tenía a los pies de mi cama. Lo llamé Milo y solía contarle todo. Él era mi gran apoyo.

A pesar de mi espantoso comportamiento, todavía logré ir a la universidad. Entonces las cosas comenzaron a empeorar. En lugar de estallar, me encerré. Me sentía desesperanzado. Como si nada fuera bueno.

Sentirse deprimido es una tortura. Tenía un temor constante y preocupación por casi todo y no acababa de estar bien. Estaba solo en un agujero y tenía el corazón totalmente desgarrado. Así era la situación durante semanas y semanas y, sinceramente, empezaba a creer que no había esperanza.

No tenía muchos amigos cercanos, pero un par de ellos me apoyaban mucho. Bueno, tan serviciales como lo habían sido siempre conmigo en caso de encontrarme en este estado todo el tiempo. Me acompañaron al psiquiatra, quien finalmente diagnosticó un trastorno depresivo mayor. En cierto modo, me sentí aliviado. Mi compañía constante tenía un nombre. Algo a lo que poder agarrarme y tratar de entender.

Mi depresión ya no me define, pero todavía forma gran parte de mi vida. Sé notar cuando viene y, si lo hace, tengo gente que me quiere y cuidará de mí. Literalmente han salvado mi vida y no puedo imaginar dónde estaría sin ellos. Me ha costado mucho llegar hasta aquí, pero lo he conseguido.

Milo también sigue conmigo. Es un buen oyente, pero estoy seguro de que a veces me mira divertido. Creo que puedo vivir con eso".

Logo