El papel del cuidador del paciente con esquizofrenia

La esquizofrenia hoy < El papel del cuidador del paciente con esquizofrenia

Las atenciones de la familia contribuyen al bienestar emocional y social del paciente con esquizofrenia, pero es importante prestar también apoyo y pautas de actuación al cuidador.
El papel del cuidador del paciente con esquizofrenia

En las últimas décadas, ha cambiado el modo en el que las personas con enfermedades mentales como la esquizofrenia son cuidadas. Hoy en día, se prefieren los cuidados en casa frente a las largas temporadas de hospitalización que ocurrían antaño. Las familias o el familiar suelen responsabilizarse del bienestar del paciente.

[1]

Un estudio realizado entre 2005 y 2006 por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) puso de manifiesto que los cuidadores de personas con esquizofrenia dedicaban más de 10 horas a la semana al cuidado de sus familiares enfermos, llegando incluso a dejar su trabajo para poder brindarles el tiempo que necesitaban.

[1]

Intervención familiar y apoyo al cuidador

La intervención familiar ha demostrado ser muy eficaz en el curso de la enfermedad de las personas con esquizofrenia.

[2]

Gracias a sus cuidados, los enfermos experimentan menos recaídas, un mayor bienestar emocional y una mejora en su sociabilidad, sintiéndose incluso más motivados para conseguir trabajo.

[1]

Sin embargo, es importante que los familiares o allegados que vayan a velar por el paciente reciban guía, información y apoyo para llevar a cabo una labor que no siempre es fácil: los cuidadores pueden llegar a sentirse poco capacitados para el cuidado, y experimentar sentimientos de frustración, estrés o ansiedad.

[1]
Es algo que se llama “sobrecarga del cuidador”.

Es indudable que el apoyo familiar es fundamental para los pacientes con esquizofrenia. Sin embargo, aquellos que reciben el tratamiento y las terapias adecuadas pueden llevar una vida plena, independiente y perfectamente autónoma.

¿Qué debe recordar el cuidador?

Si eres cuidador, conviene que recuerdes que:

[1]

  • La esquizofrenia es una enfermedad: no culpes a nada ni a nadie si un familiar tuyo la padece. La aceptación es importante, tu familiar no ha escogido tener este trastorno mental.
  • La educación es crucial: conoce todo lo que puedas sobre la enfermedad y sobre los síntomas específicos de tu pariente para prevenir brotes o recaídas. Así podrás saber cómo actuar en caso de que presente síntomas psicóticos.
  • Ayuda a tu familiar enfermo a seguir una rutina diaria.
  • Anímalo a mantenerse fiel a su tratamiento, para que no lo abandone.
  • Acompáñalo en este viaje: hazle saber que no está solo, que tiene tu apoyo, ayuda y comprensión.
  • Cuidar a una persona puede ser emocional y físicamente difícil: recuerda tener tiempo también para ti.
  • Por último, pero no por ello menos importante, una persona con esquizofrenia, con el acompañamiento y el tratamiento adecuado, puede llevar una vida autónoma y plena.

Referencias

Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH) y Hill+Knowlton, “The importance of carers in successfully living with schizophrenia”, en Living with Schizophrenia (WFMF, 2014), 26-27. (Último acceso: diciembre de 2021).
Rafael Inglott Domínguez et al., “Intervención familiar en la esquizofrenia: su diseminación en un área de salud”, Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría 24, n.º 92 (2004): 9-23. (Último acceso: diciembre de 2021).
Logo