¿Qué es?

¿Qué es?

La esquizofrenia es un trastorno mental que suele debutar en la adolescencia y que se manifiesta con la distorsión de los pensamientos, de la percepción de la realidad, las emociones y las conductas de las personas. [1] Estos síntomas se hacen evidentes durante un episodio psicótico, y tras el mismo suelen atenuarse y desaparecer. [2]

Esta enfermedad mental pertenece al grupo de las psicosis o trastornos psicóticos. [1] Entre ellos se incluyen enfermedades diferentes entre sí, para las que es fundamental realizar un buen diagnóstico y prescribir el tratamiento adecuado. [3]

Las personas con esquizofrenia pueden experimentar síntomas psicóticos, como las alucinaciones (ver o escuchar cosas que no son reales) y los delirios (pensamientos que no reflejan la realidad). [1]

Algunos pacientes pueden perder el contacto con la realidad y no ser capaces de distinguir entre sus propios pensamientos e ideas y lo que está ocurriendo realmente. [4]

Epidemiología

La esquizofrenia afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo [1], lo que supone que un 1% de la población mundial desarrollará esta enfermedad, independientemente del sexo, la clase social y la raza. [5]

Aunque ambos sexos pueden cursarla, es más frecuente entre los hombres. Los síntomas suelen iniciarse al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta. [5]

En los hombres, suele aparecer en torno a los 15-30 años y, en las mujeres, en torno a los 25-35 años. [5]

La padecerá un 1% de la población mundial
Hombres: más frecuente entre 18 - 25 años
Mujeres: más frecuente entre 25 - 30 años
Tipos de esquizofrenia

Tradicionalmente, la esquizofrenia se clasificaba en varios subtipos. Sin embargo, en la última revisión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), publicada en 2015, se decidió eliminar esta clasificación, debido a que el diagnóstico de los pacientes suele variar con el tiempo, y también por su escasa utilidad clínica. [6]

Eliminar los subtipos de esquizofrenia implica que las personas afectadas serán diagnosticadas simplemente de esquizofrenia, sin ningún subtipo.

Sin embargo, pensando en las personas que fueron diagnosticadas antes de esa revisión del DSM, puede resultar de interés conocer las principales características de estos subtipos:

  • Esquizofrenia simple: predominan los síntomas negativos (anhedonia, abulia, apatía, distanciamiento social…). [5]
  • Esquizofrenia paranoide: el paciente presenta delirios (alteraciones del pensamiento) y alucinaciones auditivas (escucha cosas que no son reales). [7]
  • Esquizofrenia desorganizada: el paciente tiene un lenguaje o habla desorganizados (pérdida de relación entre las ideas expuestas), una conducta inadecuada y alteraciones en las emociones. [7]
  • Esquizofrenia catatónica: afecta a las alteraciones motoras (inmovilidad persistente, movimientos repetitivos, agitación). [5]
  • Esquizofrenia residual: no existen síntomas positivos (delirios o alucinaciones), y hay síntomas negativos de forma atenuada. [7]
  • Esquizofrenia indiferenciada: categoría inespecífica que se utilizaba cuando ninguna de las características antes mencionadas se manifestaba de forma predominante en el paciente. [7]

Referencias

In-Pacient, “El estigma de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal”, In-pacient. (marzo de 2015). (Último acceso: noviembre de 2021).
Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa, “La enfermedad de Crohn”. (Último acceso: noviembre de 2021).
M. Tolín Hernani et al., “Enfermedad inflamatoria intestinal pediátrica”, Pediatría Integral. (Último acceso: noviembre de 2021).
Catalina Grez y Juan Cristóbal Ossa, "Enfermedad inflamatoria intestinal en pediatría, una revisión", Revista Médica Clínica Las Condes 30, n.º 5 (2019): 372-382. (Último acceso: noviembre de 2021).
Enrique Medina et al., “Enfermedad inflamatoria intestinal”, AEPED - Asociación Española de Pediatría. (Último acceso: noviembre de 2021).
Paul Harris D.,“Enfermedad Inflamatoria Intestinal en pediatría”, Gastroenterología Latinoamericana 18, n.º 3 (2007): 299-307. (Último acceso: noviembre de 2021).
L. Menchés et. al., “Osteoporosis y enfermedad inflamatoria intestinal”, Nutrición Hospitalaria 20, n.º 1 (2005): 26-37. (Último acceso: noviembre de 2021).