¿Qué es un cateterismo cardiaco y por qué es esencial en la hipertensión arterial pulmonar?

Hipertensión arterial pulmonar > ¿Qué es un cateterismo cardíaco y por qué es esencial en la hipertensión arterial pulmonar?

Todas las personas con sospecha de hipertensión arterial pulmonar deben hacerse un cateterismo cardiaco para confirmar la enfermedad y evaluar su gravedad.

Una vez realizadas las diferentes pruebas diagnósticas en personas con altas sospechas de hipertensión arterial pulmonar, debe realizarse el cateterismo cardiaco derecho (CCD) para corroborar el diagnóstico de la enfermedad, decidir el tratamiento y conocer el pronóstico.

[1]
[2]
[3]

¿Qué es el cateterismo cardiaco derecho?

Es una prueba invasiva que permite diagnosticar o descartar la enfermedad en personas con alta sospecha de esta, o bien sirve para evaluar la respuesta al tratamiento en personas ya diagnosticadas.

Es obligatorio realizar esta prueba al momento del diagnóstico o ante un empeoramiento clínico.

¿Cómo se realiza?

Consiste en la inserción de un tubo delgado llamado catéter en una arteria o vena de la ingle, cuello o brazo. Luego, este catéter pasa desde los vasos sanguíneos hasta el corazón.

Por lo general, el cateterismo cardiaco se lleva a cabo en un quirófano.

Se realiza mediante la canalización de una vía venosa (femoral en la pierna, yugular en el cuello o venas basílicas o cefálicas en el brazo). El lugar dependerá de la anatomía de cada persona.

A través de dicha vía, y bajo anestesia local, se introduce un tubo delgado y flexible llamado catéter de Swan-Ganz. Este se irá dirigiendo a través de los vasos, avanzando en dirección al corazón derecho y hasta la arteria pulmonar.

[1]
[2]
Esto permite medir la presión en diferentes cavidades y establecer otros parámetros útiles en el diagnóstico, así como determinar cuál es el riesgo de cada persona de forma individualizada.

Durante el cateterismo de diagnóstico, en algunas personas se debe realizar el test de vasorreactividad pulmonar, el cual orienta a la elección del tratamiento y a establecer un pronóstico de la enfermedad.

[1]
[3]
Este test consiste en la utilización de fármacos vasodilatadores que ayuden a determinar si el vaso responde de manera rápida a los vasodilatadores, bajando la presión pulmonar. Si el test es positivo, está indicado el uso de antagonistas de los canales de calcio, fármacos que ayudan a dilatar las venas y las arterias pulmonares, aumentando el riego sanguíneo.
[4]

Al acabar la prueba, se retira el catéter y se presiona el punto de punción para evitar un posible sangrado.

Datos de interés para tener en cuenta antes de realizar la prueba:
[2]

  • La persona debe estar en ayunas y permanecer despierta durante el procedimiento.
  • La duración de la prueba puede variar, pero suele ser de corta duración. Si se realiza vía femoral (por la pierna), es posible que la persona tenga que permanecer ingresada las siguientes 24 horas.
  • La persona puede que tenga que detener algún tipo de medicamento antes de realizar la prueba, lo cual se le indicará debidamente.

Referencias

Julio César Robledo Pascual et al. “Test de reactividad vascular pulmonar”. Neumología y Cirugía de Tórax 65 (2006): 43-50. (Último acceso: enero de 2022).
Mª Teresa Velásquez. “Unidad de cardiopatías congénitas del adulto. Protocolo de cateterismo cardiaco derecho si existe hipertensión pulmonar”. Hospital Universitario 12 de octubre. Comunidad de Madrid. (2016).
Claudio Villaquirán-Torres. “Evaluación diagnóstica en hipertensión arterial pulmonar”. Revista Colombiana de Cardiología 24, n.º 1 (2017): 20-27. (Último acceso: enero de 2022).
Paola Indira Cañarte Baque, “Test de vasorreactividad pulmonar en el diagnóstico de hipertensión arterial pulmonar, en pacientes tratados en el Hospital de la Universidad Abierta Interamericana durante un periodo comprendido entre el año 2013 a 2014” Universidad Abierta Interamericana (2015). (Último acceso: enero de 2022).
Logo