Pruebas de ejercicio en la hipertensión arterial pulmonar

Hipertensión arterial pulmonar > Pruebas de ejercicio en la hipertensión arterial pulmonar

Las pruebas de marcha de 6 minutos y la prueba de esfuerzo cardiopulmonar se utilizan para medir la capacidad de ejercicio en la hipertensión arterial pulmonar.

En la hipertensión arterial pulmonar, la valoración cardiopulmonar es necesaria ya que, en el diagnóstico inicial, ayuda a determinar la gravedad de la enfermedad.

Para ello, la persona con hipertensión arterial pulmonar puede realizar diferentes pruebas de ejercicio cuyos resultados determinarán la condición inicial de la enfermedad, la respuesta al tratamiento establecido y también una estimación del pronóstico:

[1]

  • La marcha de seis minutos (PM6M).
  • La prueba de ejercicio cardiopulmonar (PCPE).

¿Qué es la prueba de la marcha de 6 minutos?
[1]
[2]
[3]

Es la prueba de ejercicio más utilizada en los centros especializados en hipertensión pulmonar. Se trata de un examen económico y sencillo.

Este examen de ejercicio se realiza para poder monitorizar la respuesta al tratamiento sin necesidad de métodos más invasivos. Debe realizarse en el momento en que se detecta la enfermedad y después de forma regular para un mejor seguimiento.

La prueba se realiza en un pasillo o corredor de unos 30 metros de longitud. La persona caminará durante seis minutos a la máxima velocidad que pueda. Durante la prueba se miden en varias ocasiones la frecuencia cardiaca, la oximetría de pulso, la tensión arterial, la disnea y el cansancio (se miden a los primeros 2 minutos, a los 4 y a los 6). Si la persona que va a realizar la prueba ya utiliza oxígeno suplementario, realizará la prueba con el mismo.

Las medidas de seguridad más importantes son las siguientes:

  • El examen debe realizarse cerca de un sitio de atención de urgencia, para atención rápida de posibles complicaciones cardiacas.
  • Se debe tener facilidad de comunicación para solicitar ayuda.

Las razones por las que se deberá suspender la prueba son:

  • Disnea intolerable
  • Dolor torácico
  • Dolor o calambres en las extremidades
  • Diaforesis (sudoración excesiva)

¿Qué es la prueba de esfuerzo cardiopulmonar?
[1]
[2]

Es el estudio que mejor define la condición cardiorrespiratoria de la persona con hipertensión arterial pulmonar. Se realiza como prueba de ejercicio máximo y proporciona información de utilidad sobre la capacidad de ejercicio, intercambio de gases, la eficacia de la ventilación y la función cardiaca durante el ejercicio.

La información del diagnóstico y pronóstico de esta prueba es complementaria a la proporcionada por la prueba de marcha de 6 minutos. Determina, sobre todo, si la persona tiene capacidad de esfuerzo máximo (VO2máx) normal o reducido, entre otros parámetros.

Se realiza sobre una cinta de correr o una bicicleta estática durante varios minutos. A medida que avanza la prueba, se va incrementando la carga de forma progresiva. Se realiza una monitorización electrocardiográfica continua y se mide la tensión arterial varias veces. Además, el especialista deberá estar pendiente por si detecta una angina de pecho y dificultades para respirar una vez se ha alcanzado el momento de esfuerzo máximo.

Referencias

Claudio Villaquirán-Torres. “Evaluación diagnóstica en hipertensión arterial pulmonar”. Revista Colombiana de Cardiología 24, n.º 1 (2017): 20-27. (Último acceso: enero de 2022).
Galie et al. “ERS/ESC Guideliness for the Diagnosis and Treatment of pulmonary hypertension”. European Respiratory Journal 46 (2015): 903-975. (Último acceso: enero de 2022).
Juan Antonio Mazzei. “Hipertensión pulmonar en las enfermedades respiratorias crónicas. Prueba de marcha de 6 minutos: técnica y utilidad en el diagnóstico funcional, pronóstico y seguimiento”. Insuficiencia cardiaca 8, n.º 3 (2013): 125-133. (Último acceso: enero de 2022).
Logo