Tratamiento

Tratamiento

A la hora de comenzar un tratamiento para el cáncer de pulmón, se han de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El diagnóstico particular de cada persona. [1]
  • El estado de su enfermedad. [1]
  • La edad del paciente. 2
  • Su estado de salud. 2
  • El tipo histológico del tumor. 2
  • Otras enfermedades que pueda tener. 2
  • Los biomarcadores que se hayan detectado mediante las técnicas de diagnóstico molecular. 2

Un equipo multidisciplinar de especialistas (neumólogos, cirujanos torácicos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, radiólogos, anatomopatólogos y especialistas en medicina nuclear), conocido como “Comité de Tumores”, será el que decida el tratamiento más adecuado para cada caso.

¿Cómo ha cambiado mi vida el tratamiento del cáncer de pulmón?

Paula, que fue diagnosticada de cáncer de pulmón, explica cómo el inicio del tratamiento ha marcado un antes y un después tras el diagnóstico. El vídeo recoge este y otros testimonios de personas, familiares y profesionales sanitarios que conviven con el cáncer de pulmón y coinciden en subrayar la importancia de someterse a un tratamiento eficaz para mejorar la esperanza y la calidad de vida.

Líneas de tratamiento

Líneas de tratamiento del cáncer de pulmón.

A las diferentes etapas del tratamiento se las conoce como “líneas de tratamiento”. 3

La primera línea se corresponde con los tratamientos que recibe una persona en el momento en el que es diagnosticada. Los tratamientos de primera línea suelen consistir en terapias dirigidas, recomendadas cuando se conocen los biomarcadores concretos del tumor, o bien la inmunoterapia, la quimioterapia o una combinación de ambas. 3

Las siguientes líneas dependerán de las características de la enfermedad, de los tratamientos de primera línea ya aplicados y de las mutaciones que posea el tumor, tanto las ya identificadas mediante diagnóstico molecular como las que pueden ir apareciendo. 3

Las líneas de tratamiento serán diferentes para cada persona. 3

Tipos de tratamiento

En función de las necesidades de la persona, se decidirá la realización de cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida o inmunoterapia. Estos son los cinco pilares básicos para el tratamiento del cáncer de pulmón. [1]2

Cirugía

Cuando el tumor puede extirparse mediante cirugía, se dice que es “resecable”. La resecabilidad se determina analizando una serie de criterios de operabilidad: 4

  • La situación en la que se encuentra la persona antes de la intervención.
  • Su posibilidad de soportar el tipo de cirugía que se necesite realizar.

Así, antes de la intervención, deberá realizársele a la persona un estudio preoperatorio (análisis de sangre, análisis de coagulación, electrocardiograma y espirometría). 4

Al realizar un estudio previo a la cirugía de la función pulmonar se puede conocer cuál será el porcentaje aproximado de capacidad pulmonar que quedará una vez que se realice la intervención. 2

La cirugía de pulmón es una intervención mayor que requiere un ingreso hospitalario que suele durar entre una y dos semanas, 4 aunque esto dependerá de cada persona.

Tipos de cirugía en el tratamiento del cáncer de pulmón.
Tipos de cirugía

Existen tres tipos principales de cirugía de pulmón: 2

  • Segmentectomía. También llamada resección en cuña, consiste en la extirpación de un pequeño fragmento del pulmón, aquel que contiene la lesión maligna. Esta técnica se lleva a cabo en estadios precoces o iniciales del cáncer de pulmón no microcítico.

  • Lobectomía. Se extirpa una sección más amplia, el lóbulo pulmonar que contiene el tumor. Se lleva a cabo cuando el cáncer no se ha extendido fuera del lóbulo.

  • Neumonectomía. Se extrae el pulmón completo. Esta intervención se realiza cuando el cáncer ha afectado a varios lóbulos, y se considera una cirugía radical.

Junto con la cirugía del tumor se debe realizar una extirpación de los ganglios linfáticos del mediastino (región del tórax situada entre los pulmones) para su análisis, algo que se conoce como linfadenectomía. 2

Una técnica cada vez más extendida en los hospitales, que sirve como alternativa a la cirugía abierta, es la toracoscopia. Esta intervención es mucho menos invasiva: a través de unas pequeñas incisiones, se introduce un visor y el instrumental necesario para extirpar el tejido afectado. No obstante, esta opción solo puede valorarse en el caso de cáncer de pulmón no microcítico diagnosticado en etapas muy iniciales. 2

En los últimos años, los avances médicos han permitido que el periodo de recuperación tras una intervención quirúrgica de cáncer de pulmón sea mucho más rápido que antaño. 2

Radioterapia

Este tratamiento se vale de rayos X de alta energía u otro tipo de ondas energéticas que ayudan a destruir las células malignas, o bien evitan que estas se multipliquen. 2 Para ello, se emplean unas máquinas de gran tamaño llamadas aceleradores lineales. 4 La radioterapia es una buena opción de tratamiento en casos en los que el cáncer se encuentra en un estadio localizado que no se puede abordar con cirugía. 2

Tratamiento con radioterapia del cáncer de pulmón.

En el cáncer de pulmón, el empleo de la radioterapia varía en función del tipo de cáncer:

  • En el cáncer de pulmón no microcítico, la radioterapia se utiliza cuando el tumor resulta inoperable o cuando es arriesgado realizar una intervención quirúrgica. También puede utilizarse para tratar algunas metástasis, 4 para controlar ciertos síntomas y reducir la propagación del cáncer, algo que se llama radioterapia paliativa. 2 Además, la radioterapia se puede combinar con la quimioterapia. 4

  • En el cáncer de células pequeñas, la radioterapia se usa en combinación con la quimioterapia en los casos en que la enfermedad está localizada. También está indicada en la prevención y tratamiento de metástasis cerebrales. 4

Habitualmente, el tratamiento con radioterapia dura entre 1 y 5 semanas. Se suele realizar de lunes a viernes con sesiones que duran entre 10 y 20 minutos, y en las que la persona tiene que permanecer inmóvil en el acelerador lineal. 2

Las personas que se someten a un tratamiento con radioterapia a nivel torácico pueden sufrir cierta irritación en el esófago, en la tráquea, en los bronquios y en los pulmones, que son las zonas a las que va dirigida la radiación. Esto puede ocasionar algunos síntomas como dolor en el tórax, dolor al tragar alimentos, tos o cansancio. También es frecuente la aparición de reacciones en la piel y la pérdida de pelo en la zona irradiada. Los síntomas irán remitiendo cuando finalice el tratamiento. 2

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos que frenan el crecimiento de las células cancerosas, eliminándolas o impidiendo que crezcan, que se dividan o que se extiendan a otros órganos y tejidos. 2 Debido a la acción, la persona puede experimentar una serie de síntomas más o menos intensos y, normalmente, transitorios. 4

La quimioterapia suele estar recomendada para el tratamiento de todas las fases del cáncer de pulmón de células pequeñas, así como en todas las fases, excepto en el estadio I, del cáncer de pulmón no microcítico. 2

Tratamiento del cáncer de pulmón con  quimioterapia.

En este último caso, en el del cáncer de pulmón no microcítico, la quimioterapia se emplea en diversas situaciones: 2

  • Tratamiento adyuvante: se emplea tras la realización de una cirugía, con el fin de prevenir una recaída.

  • Tratamiento neoadyuvante: se emplea antes de una cirugía o de la radioterapia para reducir el tamaño del tumor en situaciones en las que haya dudas sobre si es posible realizar una intervención quirúrgica.

  • Quimiorradioterapia: tratamiento combinado de quimioterapia y radioterapia. Se emplea en situaciones de cáncer en estadios localmente avanzados (principalmente, en estadios desde el IIIA al IIIC).

  • Tratamiento paliativo: en este caso, la quimioterapia se emplea cuando hay metástasis (estadio IV). El fin es frenar la evolución de la enfermedad y retrasar la aparición de síntomas derivados de la extensión del cáncer. En definitiva, este tipo de quimioterapia tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer de pulmón en etapas avanzadas.

Terapia dirigida

Los tumores se pueden clasificar en varios tipos, y se organizan según su mutación. Estas mutaciones se conocen como dianas terapéuticas, que permiten a los especialistas predecir qué tipo de tratamiento será más efectivo. 3

En esta clase de tratamiento se emplean medicamentos que son capaces de atacar específicamente a las células tumorales. 2

Estos medicamentos están compuestos por sustancias mucho más específicas y menos tóxicas que la quimioterapia, y actúan frenando el desarrollo tumoral. La elección de los medicamentos se realiza en función del tipo de mutación que posea el tumor de la persona y según el estadio de su enfermedad. 3

Es importante recalcar que algunos de estos medicamentos están aprobados solo para un determinado tipo de paciente, dependiendo de sus características clínicas. 2

Terapia dirigida para tratar el cáncer de pulmón.

Las terapias dirigidas se aplican principalmente en el cáncer de pulmón no microcítico con dos tipos de fármacos principales: anticuerpos monoclonales e inhibidores de tirosina cinasa. 2

  • Anticuerpos monoclonales. Estos medicamentos, que en el caso del cáncer de pulmón se administran por vía intravenosa, son capaces de identificar, en las células tumorales, en la sangre o los tejidos, los receptores que intervienen en el crecimiento de las células del tumor. Los anticuerpos actúan destruyendo las células cancerígenas, bloqueando su crecimiento o impidiendo que se extiendan. 2

  • Inhibidores de tirosina cinasa. Actúan en el interior de las células cancerígenas para bloquear las señales que los tumores necesitan para crecer. Los inhibidores de la tirosina cinasa, en el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas, actúan en las mutaciones EGFR, ALK, ROS-1 y BRAF, RET o MET, entre otras. 2
Diferencias con la quimioterapia

Las terapias dirigidas se diferencian de la quimioterapia porque: 2

Actúan en blancos o dianas moleculares específicas asociadas con el cáncer, mientras que la mayoría de las quimioterapias tradicionales actúan en todas las células que se dividen con rapidez (tanto en las sanas como en las cancerosas).

  • Actúan en blancos o dianas moleculares específicas asociadas con el cáncer, mientras que la mayoría de las quimioterapias tradicionales actúan en todas las células que se dividen con rapidez (tanto en las sanas como en las cancerosas).
  • Estas terapias suelen ser citostáticas, es decir, bloquean la proliferación de las células malignas, mientras que la quimioterapia es citotóxica, esto es, destruye estas células.
  • Causan menos daño en las células sanas, ya que los medicamentos actúan de forma específica sobre las células tumorales.

Inmunoterapia

La inmunoterapia sirve para estimular el sistema inmunitario y que este reconozca las células tumorales como malignas. Con este tipo de terapia se consigue que el sistema inmunitario ataque a las células cancerosas. Esto incrementa las posibilidades de una supervivencia más prolongada. 3

Tratamiento de inmunoterapia del cáncer de pulmón

Este tratamiento consiste en la administración de unos medicamentos que contienen sustancias que produce el propio cuerpo o sintetizadas en un laboratorio. Este tipo de fármacos actúan de la siguiente forma: 3

  • Detienen o retrasan el crecimiento de las células malignas.
  • Impiden que el cáncer se extienda a otras zonas del cuerpo.
  • Ayudan al organismo a combatir el cáncer por sí mismo.

Se puede prescribir como tratamiento único o combinada con la quimioterapia. 3

Al igual que ocurre con otros de los tratamientos ya mencionados, la inmunoterapia puede derivar en algunos efectos secundarios como aumento de peso, presión arterial baja, náuseas, fiebre, escalofríos, diarrea, fatiga, manifestaciones cutáneas… Sin embargo, no todos estos síntomas aparecen en el mismo momento del tratamiento, algunos aparecen en fases más avanzadas. 3

Cuidados paliativos

Tanto en fases precoces del cáncer como en estadios en los que la enfermedad no se pueda controlar, los médicos tratarán de mejorar la calidad de vida de la persona mediante cuidados paliativos. Este tipo de terapia se centra en el alivio de los síntomas físicos, pero también aborda las necesidades psicológicas, sociales o espirituales de la persona. 3

Cuidados paliativos del cáncer de pulmón

Para determinar qué cuidados paliativos son los más adecuados para cada paciente, se requiere una correcta evaluación por parte de un equipo interdisciplinar de profesionales, para atender así de la mejor forma posible y de manera integral las necesidades tanto de la persona como de su familia. 3

Los cuidados paliativos le aportan a la persona con cáncer y a su entorno un tratamiento global y, sobre todo, un cuidado, un espacio de escucha y un soporte emocional que facilite la convivencia con la enfermedad. 3

En este sentido, las asociaciones de pacientes de cáncer de pulmón como la Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón (AEACaP) desempeñan un papel fundamental en lo que respecta al apoyo y comprensión de pacientes y familiares.

Quizás te interese...

Sobre el diagnóstico

Todo lo que debes saber sobre el diagnóstico del cáncer de pulmón.

paciente con cáncer de pulmón paseando por un bosque junto a un lago
Vivir con

En esta sección encontrarás vídeos que pretenden ayudarte a vivir con cáncer de pulmón y una mejor calidad de vida.

En cáncer de pulmón y la medicina de precisión.
Medicina personalizada

La medicina de precisión o personalizada esta cambiando el abordaje de algunos tipos de cáncer.

Técnicas diagnósticas  de secuenciación de próxima generación.
Next Generation Sequencing

Next Generation Seguencing es una técnica de diagnóstico genético que permite analizar alteraciones indetectables con otras pruebas.

Referencias

Miquel Ribera Pibernat (Acción Psoriasis), Vivir con psoriasis y artritis psoriásica. Información y consejos (2020). (Último acceso: febrero de 2022).