Diagnóstico

¿Cómo sé si sufro depresión?

Existen diferentes síntomas que pueden hacer sospechar que una persona padece depresión. Otra herramienta que puede servir para que la persona con sospechas de depresión pueda autoevaluar su situación son los formularios o cuestionarios autoadministrados.

Aunque carecen de utilidad diagnóstica, pueden servir para que el paciente se decida a consultar con un especialista. Es fundamental que sea un profesional sanitario con experiencia en el abordaje de la enfermedad quien realice el diagnóstico de la depresión.

¿Dónde acudir para valorar un diagnóstico?


Diagnóstico diferencial

Debido a que el término “depresión” o la expresión “estar depre” se emplean coloquialmente con bastante frecuencia, es importante señalar que sentirse triste no es un síntoma suficiente para diagnosticar una depresión.

La tristeza puede estar presente en la mayor parte de los cuadros psicopatológicos y en reacciones transitorias como el duelo.

[1]
En la depresión, además de la tristeza, se dan las siguientes características diferenciales:
[2]
[3]

Malestar crónico

Los pacientes con depresión viven en una situación crónica de malestar y desazón. Los síntomas físicos más habituales suelen ser: dolor físico, cansancio generalizado, molestias digestivas y dificultad para dormir. No obstante, muchas veces no puede identificarse el hecho que genera el malestar. No es necesario que se produzca un hecho dramático.

Abulia

La abulia es una apatía extrema que puede dejar a las personas con depresión parcial o totalmente incapacitadas para enfrentarse a la vida diaria. Realizar tareas rutinarias como ir al trabajo, cocinar o hacer la compra se torna en una misión imposible. La causa de esta manifestación de conducta radica en el deterioro de sus sistemas nervioso e inmunológico.

Alteraciones cognitivas

Una persona que tiene depresión puede sufrir dificultades para prestar atención y/o concentrarse, así como problemas de memoria que reducen su capacidad productiva. También puede tener pensamientos especialmente negativos o distorsiones cognitivas (ideas exageradas y pesimistas de la realidad y sobre su situación vital).

Bajos niveles de serotonina

Los niveles de serotonina son mucho más bajos en las personas con un cuadro depresivo. La serotonina es un neurotransmisor fundamental. Los procesos conductuales y neuropsicológicos que modula incluyen el estado de ánimo, la percepción, la recompensa, la ira, la agresión, el apetito, la memoria, la sexualidad y la atención.

Anhedonia

Dificultad para sentir placer, incluso con aquellas actividades con las que antes se disfrutaba.

Al menos, 2 semanas

Los síntomas de la depresión deben estar presentes durante al menos dos semanas.

Alteraciones del cerebro

La depresión es una alteración del funcionamiento normal del cerebro debida a factores bioquímicos.

Referencias

José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 222.
Xavier Molina, “Las 6 diferencias entre tristeza y depresión”, Psicología y Mente. (Último acceso: octubre de 2021).
José Luis Santos y Luis Javier Sanz (coord.), Psicología clínica. (Madrid: CEDE, 2014), 198-199.
Logo