Impacto social de la depresión

Los costes sociales y económicos de los problemas de salud mental son significativos

[1]
, según lo indican los últimos datos publicados al respecto por la OCDE en su informe Health at a Glance: Europe 2018.

Según este estudio, el coste total de los problemas de salud mental supera el 4% del PIB (unos 600.000 millones de euros) en los países de la Unión Europea.

El impacto social de la depresión, uno de los trastornos mentales más prevalentes en España
[2]
, trasciende la esfera económica, tanto para el paciente como para su entorno.

Depresión y relaciones sexuales

La depresión puede impactar gravemente en las relaciones de pareja del afectado. Esta enfermedad mental provoca tristeza, sentimientos de culpa, de inutilidad, cólera, pasividad, etc.,

[4]
pero también pérdida de interés o placer por aquello que antes se disfrutaba, entre lo que se encuentra la actividad sexual.

Además, algunos fármacos que se utilizan para tratar la depresión pueden tener un impacto negativo sobre la esfera sexual, que debe tenerse en cuenta, ya que diversos estudios sostienen que la relación entre la disfunción sexual y el estado de ánimo depresivo es bidireccional.

[5]

Esto hace imprescindible que el profesional sanitario intente identificar la posible presencia de una depresión al tratar a un paciente que acuda a consulta por disfunción sexual.

[5]


Mujer sexualmente deprimida
Mujeres
  • Problemas de lubricación
  • Falta de excitación
  • Dolor en lugar de placer
  • Anorgasmia
Hombres
  • Problemas de erección
  • Eyaculación precoz y/o sin placer
  • Dolor genital

La depresión en el trabajo

La depresión está estrechamente relacionada con el trabajo y la empleabilidad, una conexión que puede explicarse de acuerdo con las siguientes consideraciones:

[9]
[10]
[11]
[12]

El trabajo ocupa un gran porcentaje del tiempo diario de una persona influyendo de forma notable en su salud física y mental. La competitividad generada por la globalización se ha traducido en unas mayores expectativas de rendimiento, aumentando el estrés y los trastornos asociados a ello. A esto se suma la incertidumbre económica que ha llevado a las empresas a reestructuraciones, condiciones de trabajo precarias y despidos masivos que generan desempleo e instauran en las organizaciones un clima de inseguridad.

Estos factores son el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de una depresión, una enfermedad que impactanegativamente en el desempeño de empleados y organizaciones. De hecho, la depresión en el entorno laboral no afecta únicamente a la persona que la sufre, sino también a sus compañeros, superiores y a los resultados de la organización.

Este trastorno mental es ya la primera causa de incapacidad en España y se estima que su coste en términos económicos alcanza los 5.005 millones de euros anuales. Un 67% de los mismos (3.385 millones de euros, aproximadamente) son el resultado de la pérdida de productividad derivada de las bajas laborales y prematuras.

En nuestro país, la enfermedad tiene los siguientes impactos sobre los trabajadores:

10 % toma días libres por depresión
58 % no han informado de su enfermedad
50 % no reciben ningún tratamiento

Por otro lado, la depresión también puede desarrollarse a raíz de la pérdida del empleo. De hecho, la prevalencia de la depresión es el doble en desempleados (7,9%) que en personas que trabajan (3,1%).

Sin embargo, el trabajo también puede desempeñar un papel positivo en la recuperación de la enfermedad, al ser un espacio de integración social, que otorga al paciente seguridad económica y autonomía además de dar la posibilidad de una detección precoz de la patología por parte de los compañeros.

Depresión y rendimiento escolar

España fue en 2019 el país de la Unión Europea con mayor tasa de abandono escolar prematuro: un 17,3% de los jóvenes entre 18 y 24 años

[13]
según un estudio de Eurostat.


Aunque las causas del fracaso escolar son diversas, sufrir un episodio depresivo en la infancia y la adolescencia influye de forma negativa en el crecimiento, en las relaciones sociales y también en el rendimiento escolar.

[14]


La relación entre fracaso escolar y trastorno mental es bidireccional:

[15]
[16]

  • El fracaso escolar actúa como factor de riesgo para la pérdida de salud mental. Por eso, podría favorecer el desarrollo de la depresión en niños y adolescentes.
  • La depresión reduce las capacidades cognitivas del niño, que no muestra interés y tiene expectativas negativas, lo que puede afectar a su rendimiento y adaptación escolar.

Los alumnos con depresión que fracasan en sus estudios tienen más probabilidades de tener:

[15]

  • Mala vinculación al centro educativo
  • Hábitos de estudio sin consolidar
  • Problemas de absentismo
  • Necesidad de repetir curso

En ocasiones, los padres y profesores pueden interpretar de forma equivocada los síntomas de la depresión, confundiéndolos con falta de interés o déficit de atención.

Este trastorno es, sin embargo, la entidad clínica que con más frecuencia precede al fracaso académico y al suicidio, sobre todo entre los niños, para quienes los rendimientos escolares tienen más relevancia.

[17]
Por lo tanto, ante cualquier indicio, resulta fundamental consultar con un profesional sanitario.

En el caso de niños con un trastorno mental grave, la familia, el acompañamiento terapéutico, la coordinación y el seguimiento estrecho en el ámbito educativo-clínico y un centro educativo con proyectos inclusivos y personal docente sensibilizado permitirían un mejor pronóstico educativo.

[15]

Depresión y suicidio

En España el suicidio es la primera causa externa de muerte, por encima de los accidentes de tráfico, convirtiéndose en la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años.

[12]


El impacto social de la depresión viene determinado, entre otros factores, porque los episodios depresivos, si no existe un diagnóstico que permita iniciar el tratamiento, pueden desembocar en suicidio. De hecho, el riesgo de cometerlo es 21 veces mayor en una persona que sufre depresión que en el resto de la población.

[12]


Según la Sociedad Española de Psiquiatría, se producen una media de 10 suicidios al día en España, a pesar de ser el tercer país de la UE con menor incidencia de comportamientos suicidas. Solo en 2018, más de 3.500 personas se quitaron la vida en este país.

Epidemiología del suicidio

La incidencia de este comportamiento varía entre los diferentes grupos de edad y también entre los sexos. De hecho, mientras que la prevalencia de la depresión es mayor entre las mujeres, la del suicidio es mayor entre los hombres.

[12]

  • 2,7 veces más frecuente en hombres
  • Más alta en jóvenes y mayores de 65 años
Impacto económico

Las cifras de suicidio no influyen solo en la incidencia de los problemas asociados a la salud mental, sino que generan un impacto directo en la productividad y en el escenario socioeconómico de cada país. Las personas con una enfermedad mental que deriva en conducta suicida tienen mayores niveles de absentismo y presentismo laboral.

[12]


En los países con el Índice de Desarrollo Humano (IDH) más alto (Noruega, Australia, Suiza, Alemania, Dinamarca, Singapur, Países Bajos, Irlanda, Canadá y Estados Unidos), solo los suicidios de jóvenes entre 15 y 24 años generaron en 2014 un coste medio estimado de 802.939 dólares (unos 605.416 euros).

[18]


La perspectiva económica puede arrojar luz sobre la dimensión del problema y desempeñar un papel crucial a la hora de establecer políticas sanitarias destinadas a la concienciación sobre salud mental y prevención del suicidio.

Prevención del suicidio

Para tratar de frenar las tendencias suicidas, se requiere una estrategia global centrada en las siguientes claves:

[12]
[19]

Mejorar la formación

En salud mental y en detección de comportamientos suicidas que reciben los sanitarios (en especial, de los servicios de Urgencias) y los trabajadores sociales.

Controlar el acceso a armas

Como cuchillas, medicamentos, productos químicos o cualquier otro instrumento que pueda resultar letal. Particularmente, en el caso de la población de riesgo.

Fomentar la información

Promover el conocimiento acerca del impacto de la salud mental y la importancia de su gestión tanto entre los profesionales de la salud como entre la población general.

Evitar los desencadenantes

Deben dejarse especialmente a un lado los hábitos de vida que fomenten conductas de riesgo, como son el abuso de alcohol y el consumo de drogas.

Conocer los límites saludables

Fomentar las actividades que promuevan la salud y el bienestar, así como ofrecer apoyo para afrontar los procesos de recuperación de la salud.

Reducir los factores de riesgo

Potenciar el diagnóstico precoz y el tratamiento de afecciones que pueden predisponer al suicidio, como pueden ser la depresión o el estrés.

Continuidad en el tratamiento

Es esencial conectar los hospitales y servicios de Urgencias con las consultas de los terapeutas de las personas que ingresan con depresión.

Construir valores y fortalecerlos

Tener creencias y valores arraigados para enfrentar positivamente el cambio o la pérdida. Reforzar la autoestima y la seguridad personal.

Detectar las señales de alerta

Existen también otras medidas que pueden tenerse en cuenta para prevenir el suicidio de un familiar o allegado. La mayoría tienen que ver con aprender a detectar las señales de alerta para poder actuar a tiempo.

Generalmente, el paciente no empieza a pensar directamente en quitarse la vida, sino que, antes, suele comenzar a tener ideas de menosprecio, de que la vida no merece la pena o deseos de muerte. Es en este momento cuando el entorno de la persona con depresión puede desempeñar un papel fundamental en la prevención del suicidio.

También es importante conocer los factores predisponentes para intentar reducir la exposición de la persona de riesgo a estos posibles desencadenantes del suicidio.

Referencias

OECD/European Union. Health at a Glance: Europe 2018: State of Health in the EU Cycle. Paris: OECD Publishing, 2018. (Último acceso: octubre de 2021).
Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar. Encuesta Nacional de Salud ENS, España 2017. Serie informes monográficos #1 – SALUD MENTAL. Madrid: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, 2019. (Último acceso: octubre de 2021).
Susana Granados, "Uno no es dueño de sus emociones. Vivencias ante la depresión”, Índex de Enfermería 27, n. º 1-2 (2018): 77-81. (Último acceso: octubre de 2021).
Fundación ANAED, “Guía General para la Depresión”, anaed.org. (Último acceso: octubre de 2021).
Teresita Blanco, “Depresión y sexualidad femenina”, Revista Latinoamericana de Medicina Sexual-ReLAMS 1, n. º 1 (2012): 23-27. (Último acceso: octubre de 2021).
Fernando Cardila et al., “Prevalencia de la depresión en España: Análisis de los últimos 15 años”, European Journal of Investigation in Health, Psychology and Education 5, n.º 2 (2015): 267-279. (Último acceso: octubre de 2021).
Annika Steffen et al., “Mental and somatic comorbidity of depression: a comprehensive cross-sectional analysis of 202 diagnosis groups using German nationwide ambulatory claims data”. BMC Psychiatry 20, n. º 142 (2020). (Último acceso: octubre de 2021).
Grupo de trabajo de la actualización de la Guía de Práctica Clínica sobre la Depresión Mayor en la Infancia y la Adolescencia. Guía de Práctica Clínica sobre la Depresión Mayor en la Infancia y Adolescencia. Actualización. Guías de Práctica Clínica en el SNS: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Unidad de Asesoramiento Científico-técnico (Avalia-t). 2018. (Último acceso: octubre de 2021).
Sagar V. Parikh, “Depression Costs the Country Billions in Lost Productivity. It’s time we started helping people get back to work”, Care for your Mind. (Último acceso: octubre de 2021).
Mª Isabel Rodríguez y Ruth Benítez. Guía 3 - La Depresión en el Trabajo. Colección Empleo y Salud Mental. Colección Empleo y Salud Mental. Cuadernos de empleo responsable en Salud Mental. Fundación Empleo y Salud mental, 2020, 1-55. (Último acceso: octubre de 2021).
Federación Mundial de Salud Mental. Salud mental en lugar de trabajo. Día Mundial de la Salud Mental. Fundación de Empleo y Salud Mental, 2017. (Último acceso: octubre de 2021).
Mercedes Navío y Víctor Pérez (coord.), DEPRESIÓN Y SUICIDIO 2020. Documento Estratégico para la promoción de la Salud Mental, 2020. Sociedad Española de Psiquiatría, Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental y Sociedad Española de Psiquiatría Biológica. Madrid: wecare-u. (Último acceso: octubre de 2021).
Eurostat, “Early leavers from education and training”, Eurostat Statistics Explained, 15 de febrero de 2021. (Último acceso: octubre de 2021).
P. Sánchez Mascaraque y Daniel S. Cohen, “Tema de revisión: Ansiedad y depresión en niños y adolescentes”. Revista de Formación Continuada de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia, 8, n.º 1 (2020): 16-27. (Último acceso: octubre de 2021).
Francisco Crespo y Cristina Sánchez, “Impacto del Trastorno Mental Grave en el ámbito educativo de adolescentes”. Revista Complutense de Educación, 30, n.º 1 (2019): 205-223. (Último acceso: octubre de 2021).
Francisco Díaz, Mercedes Prados y Santiago López, “Relación entre rendimiento académico, síntomas depresivos, edad y género en una población de adolescentes”. Psiquiatria.com, 6, n.º 2 (2002). (Último acceso: octubre de 2021).
A. Polaino-Lorente y F. J. de las Heras, “En torno al fracaso escolar como hipótesis justificatoria-explicativa del suicidio infantil”. Revista Complutense De Educación, 1, n,º 2 (1990): 223-239. (Último acceso: octubre de 2021).
Doran, C., & Kinchin, I. (2020). Economic and epidemiological impact of youth suicide in countries with the highest human development index. PLOS ONE, 15(5).
Government of Western Australia. Mental Health Commission. Suicide Prevention 2020. Together We Can Save Life, 2020. (Último acceso: octubre de 2021).
Logo