¿Qué es el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo?

La depresión hoy < ¿Qué es el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo?

El rasgo central de este tipo de depresión, frecuente en niños, es la irritabilidad crónica, grave y persistente.
Qué es el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo

El trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo es el tipo de depresión más frecuente entre los pacientes que acuden a las consultas de salud mental infantil. Se manifiesta con accesos de cólera graves, recurrentes y desproporcionados que se manifiestan verbal o temperamentalmente.

Los niños con este tipo de depresión, que suele presentarse durante 12 meses o más, experimentan rabietas verbales o bien agresiones físicas a personas o propiedades -en algunos casos combinadas- tres o más veces por semana.

Los accesos de cólera pueden producirse como respuesta a una frustración, pero las reacciones de los niños con este trastorno suelen ser desproporcionadas a la gravedad de la situación que los desencadena.

Además, el estado de ánimo entre los ataques de ira es persistentemente irritable o irascible la mayor parte del día, casi todos los días. Otras personas pueden observar esta situación, además de los padres. Por ejemplo, sus maestros o compañeros del colegio.

El trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo se asocia a una alteración importante de la familia y de las relaciones del niño con los compañeros del colegio. Quienes lo padecen pueden tener problemas para disfrutar de las actividades de juego típicas de la infancia, así como dificultades para hacer y conservar amigos.

Su rendimiento académico también puede verse afectado debido a su extremadamente baja tolerancia a la frustración.

Prevalencia del trastorno

El trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo es más frecuente entre los varones y los niños en edad escolar que en las mujeres y los adolescentes.

Aunque su prevalencia no está clara, se estima que un 2-5% de los niños y los adolescentes sufren este trastorno en un período de entre 6 meses y 1 año.

Desarrollo y curso

El comienzo del trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo debe producirse antes de los 10 años de vida y el diagnóstico no debería aplicarse a niños menores de 6 años.

No obstante, se desconoce si este trastorno se presenta solo en esta limitada banda de edades, pues sus síntomas pueden cambiar al madurar el niño. Lo que sí se sabe es que aproximadamente la mitad de los niños con irritabilidad grave crónica continuará cumpliendo los criterios para el trastorno un año después.

Pronóstico y factores de riesgo

Los niños con irritabilidad crónica normalmente requieren intervención psiquiátrica frecuente. Es común que muestren antecedentes de una personalidad muy temperamental.

Además, tienen mayor riesgo de desarrollar trastornos depresivos unipolares y trastornos de ansiedad en la edad adulta.

La psicoterapia puede adquirir también una gran importancia para mejorar la situación del niño con trastorno de desregulación emocional. Su finalidad es ofrecer a los padres pautas de actuación e indicarles cambios de conducta que poner en marcha para frenar las conductas disruptivas de su hijo o hija.

Referencias

Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), 5. ª ed. (Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2016), 73; 156-185.

Logo